No olvides que también eres esposa

Este es un tema en el que probablemente muchas mujeres (especialmente feministas) estarán en contra. Estás en todo tu derecho de pensar que, después de todo lo que te ha pasado (embarazo, parto, lactancia, hemorroides, puntadas, agotamiento, etc.), tu esposo viene sobrando y tiene que esperar “su turno” de tener un poquito de tí. Pero la verdad es que él también necesita atención y amor. ¡Y desde luego tú también! Es por eso que aquí van algunos consejos:

  • Intenta crear ciertas rutinas para ambos. Por ejemplo, desayunen o cenen juntos siempre. En mi caso, nos levantamos a las 7:00 y desayuno con él (me toma 10 o 15 minutos) y así platicamos un rato, nos damos “los buenos días” y nos despedimos, aún cuando esté muy cansada, o el bebé (y por ende yo también) haya tenido una mala noche
  • Tal vez tienen algún tiempo esperando tener algo de intimidad. Y tú te sientes demasiado cansada para eso, o te parece difícil por aquello de despertar a tu bebé. Pero exisen muchas formas de intimidad (y muchos lugares aparte de tu cama), y pueden sustituir una relación sexual con un masaje, caricias, etc. Usa tu imaginación. El favor siempre se agredece😀.
  • Un dato: mi doctor me comentó que las estadísticas con respecto al tiempo que la mayoría de las nuevas mamás toman para tener una relación sexual ”en forma” es de seis meses a un año😮.
  • Otro dato: la mayoría de parejas que se divorcian o separan, tienen hijos menores de 5 años. ¿Coincidencia? Por eso cuida a tus dos amores y procura que te cuiden a tí también! No se descuiden como pareja
  • Cuida tu hogar. Al principio sentirás que no te da tiempo de hacer quehacer, comida, compras, etc., pero es cuestión de organización. El bebé tendrá varias siestas en el día. Utiliza una de ellas para dormir o descansar un rato. Y las demás para hacer tus cosas. Y cuando el bebé esté tranquilo, puedes ponerlo cerca de tí, donde puedas ver que está bien, y continuar con lo tuyo. ¡Hasta al baño se puede llevar a un bebé!🙂
  • Una vez que tu hijo duerma muchas horas seguidas o toda la noche, haz una rutina de acostarlo temprano (alrededor de las 8pm es óptimo), y entonces aprovecha disfrutar con tu esposo esas 2 o 3 horas que les queden libres para platicar, cenar tranquilos, descansar, ver tele juntos, etc. Confieso que durante ya varios años de mi vida, ¡ésta ha sido la parte más acogedora del día con el hombre que amo!

Con ésto que acabas de leer pensarás que no podrás ser tal “super-mujer”, pero estás equivocada. Mientras más cosas intentes hacer, más capaz te volverás.

  • Como último consejo, y no por eso el menos importante, déjate consentir o exige ser consentida cuando sea tu turno. No digas que no cuando él (o alguien más) te ofrece ayuda, y pide ayuda cuando lo necesites. Esta es una buena manera de dejarte consentir: haz que tu esposo cuide a tu bebé (o salga con él) por una hora para que tú puedas dormir por la tarde. Recuerda que la siesta es básica para aguantar lo que falta del día

Sigue leyendo: Cómo va a continuar tu vida. O ve la lista de temas para la nueva mamá.

DI LO QUE PIENSAS, DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s