Una elección que ninguna madre tendría que hacer

Por Meghan McInerney (artículo original publicado por American Civil Liberties Union el 11/13/2014: A choice no mother should have to make)

Copyright [2014 ] American Civil Liberties Union.
Originally posted by the ACLU at [https://www.aclu.org/blog/womens-rights/choice-no-mother-should-have-make].

En Septiembre, la ACLU (American Civil Liberties Union) escribió una carta en representación de Meghan McInerney, una doctora realizando estudios en Medicina Pulmonar y Cuidado Intensivo, una subespecialidad de medicina interna. A la doctora le había sido negado tener una pausa adicional para extraerse leche materna durante su examen de estudio. Tal examen se realizó el 12 de Noviembre.

No creerías que como profesional de salud, me pondrían a escoger entre la salud de mi hijo y mi carrera como médico, pero esa fue exactamente la opción que me pusieron.

Soy una doctora en mi tercer y último año de práctica de subespecialización. También soy mamá primeriza tratando de abrirme camino a través de los retos logísticos y emocionales que implica el trabajar entre 50 y 70 horas a la semana teniendo a un bebé en casa, y aún comprometida con la lactancia materna.

Al final de nuestra práctica tenemos que hacer un examen para la certificación, la cual se aplica tan sólo una vez al año para todos los estudiantes en el país. Tal examen es administrado por el American Board of Internal Medice (ABIM) y dura todo un día. Después de haber pagado $2,200 USD por la cuota, escribí a la ABIM para preguntar acerca de un lugar adecuado para extraerme la leche en algunas pausas el día del examen.

Nunca imaginé la respuesta de la ABIM –una organización médica-: “no proveemos de tales lugares para madres lactantes”.

Escribí de nuevo para aclarar que no estaba solicitando tiempo extra para la prueba, sino tiempo adicional de pausa. La respuesta fue que el tiempo asignado dentro de las 10 horas de la prueba sería suficiente. Su explicación fue que una madre en periodo de lactancia como yo, no calificaba para obtener los beneficios otorgados por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act), como las pausas adicionales. Incluso dijeron que ni siquiera podían garantizarme que hubiera un lugar privado en donde extraerme la leche.

Y si no la extraigo, experimentaría congestionamiento de senos y un malestar extremo, posible infección, o una baja en mi producción de leche –sin mencionar que no tendría suficiente para mi bebé-. Sin tiempo adicional, tendría que elegir entre sacarme la leche o hacer cosas que se hacen en las pausas, como comer, ir al baño, tomar aire fresco, estudiar.

Me quedé atónita de la respuesta que me dieron. En primer lugar, ¿cómo es posible que una sociedad médica tome una posición tan antiética ante las evidencias médicas de la lactancia (la American Academy of Pediatrics recomienda lactar por lo menos un año)? En segundo lugar, ¿de dónde sacaron el tema de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades? Yo no me considero discapacitada y no estoy solicitando algo como tal. Simplemente estoy tratando de hacer lo que creo que es mejor para mi bebé.

Algunos comentarios de mis colegas doctores fueron igualmente sorprendentes. Mientras unos me apoyaban para que apelara la política de la ABIM, otros me sugerían que pospusiera el examen para el próximo año, o incluso que dejara de amamantar por completo. ¿Ésto es lo que significa ser una madre trabajadora? ¿Por qué tendría que decidir entre continuar con la lactancia o seguir con mi carrera?

Decidí que no tomaría esa elección. En cambio, contacté a la ACLU y junto con un abogado privado, se envió una carta a la ABIM de mi parte, resaltando el hecho de que su política es discriminatoria contra las mujeres.

Estoy muy contenta de informar que hace un mes la ABIM retractó su decisión: Me aprobarían la pausa adicional que requerí y me asignarían una habitación en donde pudiera sacarme la leche en privacidad. Y agregaron que revisarían la política para madres lactantes.

Gracias a este cambio, pude extraerme leche dos veces durante 9 horas el día del examen esta semana. Mi experiencia deja en claro cuán necesario este tiempo extra era, porque de otra manera no hubiera sido suficiente.

La ABIM hizo lo correcto no forzándome a elegir entre la salud de mi hijo y mi carrera. Yo espero que en verdad tomen el paso siguiente de aplicar una política para madres en periodo de lactancia que tengan que hacer los exámenes que ellos organizan.

Actualización (27/12/14): ¡Madres lactantes pueden ya solicitar estos derechos! La ABIM acaba de publicar una nueva política en su sitio de Internet, con la cual las madres pueden solicitar tiempo extra de pausa y un lactario durante todos sus exámenes. ¡Gracias a la ABIM por hacer lo correcto, y gracias a Meghan por luchar por sí misma y por los derechos de otras!

Galería | Esta entrada fue publicada en Escritos de otros autores, Lo natural - Lactancia. Guarda el enlace permanente.

DI LO QUE PIENSAS, DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s