Tras una separación

Caso Acosta: El 14 de Abril pasado se dio a conocer en los medios internacionales que, en la India, un mexicano había asesinado a su ex-novia (también mexicana) tras haber discutido por la custodia de su pequeña hija, quien tiene tan sólo cinco años.

Esta noticia me dejó en shock, no por el asesinato en sí (quizás estoy ya “curtida” por tantos homicidios que se publican…), sino por pensar en qué sería de esa niña. Sin su madre; con su padre en la cárcel por quién sabe cuánto tiempo; viviendo temporalmente en una casa para niños desamparados, todavía en la India, mientras sus abuelos paternos y maternos se pelean ante la corte por su custodia.

Pero eso no es todo. Al continuar leyendo sobre este caso, encontré que, desde que esta pareja se separó, llegaron a un acuerdo legal de compartir a su hija anualmente; es decir, un año entero viviría con su mamá, y el otro con su papá. ¿Podría yo privarme de dejar de vivir con mis hijos, de 1 y 3 años, durante todo un año? Siento ya un vacío tan solo de *intentar* imaginarlo.

En México estamos acostumbrados a ver que, tras un divorcio o una separación, los hijos se quedan con la madre. Y el padre los ve los fines de semana o de vez en cuando, mientras los sigue manteniendo (teoricamente, ¿verdad?). Pero, ¿realmente será el niño el que se beneficia más (o se perjudica menos) con este “tradicional” acuerdo?

Caso Agustín: Se separó de su novia cuando su bebé tenía un año de edad, hace 6 años. Desde entonces, como se acostumbra en Suecia, han acordado estar con su hija semanalmente. Él tiene otros hijos del otro lado del mundo, quienes viven con su madre y a quienes dice amar mucho, pero no tanto como ama a su hija con la que vive una semana sí y otra no. “Valoro infinitamente la oportunidad que se me ha dado de compartir esta responsabilidad de paternidad, a la mitad en todo (tiempo, gastos, goce, enfermedades, risas, besos, viajes, fechas especiales…), y también mi hija, a sus 7 años de edad, lo valora. Y a la vez me ha permitido llevar una mejor relación con la mamá de mi niña, ya que, como todo es a la mitad, nunca discutimos por manutención o cosas de ese estilo. Soy un papá soltero muy feliz y de tiempo completo, cuando me toca mi semana con mi nena. Le plancho, le lavo, juego con ella, le cocino, la paseo. Nos la pasamos muy bien y estamos haciendo una conexión muy fuerte”.

Le he confesado a mi amigo que, aún viéndolo contento, me cuesta trabajo pensar en el momento en que es hora de hacer la maleta para ir, esta vez, y por una semana completa, con su mamá.

Caso Joakim: Mi esposo quiere compartir brevemente su caso. Cuando tenía alrededor de 13 años, vivió el divorcio de sus papás. Él dice que, como todos sus demás amigos tenían también padres separados, sintió que era finalmente “normal”. Pero cuando se convirtió en un adulto, y al mirar hacia atrás su vida, se dio cuenta que en verdad había sido una tragedia, sintiendo dolor por ello.

En estos tiempos, ya casi nadie se alarma ante un divorcio o una separación. Algunos tratan de animar diciendo que “no será ni el primer ni el último niño con padres divorciados”, pero la realidad es que es cosa muy delicada, que no debería tomarse a la ligera.

Caso Juan: Sus padres se separaron cuando aún era pequeño. Se quedó con su mamá, quien se encargó de sembrar odio en él y en sus hermanos, en contra de su padre. Poco a poco, y uno por uno, los hijos, muy afectados por la manipulación de la madre, dejaron de convivir con su papá. Incluso dejaron de hablarle. Pero un día, siendo ya adulto, Juan se preguntó si realmente su padre había sido la terrible persona que su mamá siempre les contó que era. Y decidió contactarlo. Su nobleza le había permitido romper ese muro alto y grueso construído con el paso de los años. Desde ese momento, llevan una relación muy hermosa, y se les ve yendo a comer juntos cada Lunes.

Es terrible darse cuenta de qué poder de destrucción tiene un progenitor si, en lugar de sembrar amor y sólo amor, siembra odio.

Caso Sven: Es un extranjero que se casó con una mexicana. Tuvieron una hija. Se separaron siete años después, quedandose cada quien en su país. La hija, con la madre. Pero a pesar de la distancia, él ha logrado llevar una cercana y cálida relación con su hija. Gracias a su esfuerzo de contacto, pero también a la buena disposición de la mamá. Se le ve “mensajeandose” con su hija, ahora de 11 años, a cada rato. Casi como cualquier padre moderno lo haría: -“¿Cómo te fue en tu examen de hoy hija?”, -“Super bien papi, al rato te llamo y te lo cuento todo”, -“Ok, cuídate. Te amo”, -“Te amo también papi”.

En la generación de nuestros abuelos, muchos matrimonios optaban por aguantar un infierno entre ellos, por “el bien de los hijos”, y quizás por “el que dirán”, antes que separarse. Y ahora se dice que es mejor estar separados, pero en paz, que juntos en guerra. Pero me parece que ninguna opción (ni de las dos en este párrafo, ni la de ningún caso mencionado) es buena. Quizás por ahí habría una “menos peor” para los hijos, pero “peor” para alguno de los padres, o viceversa.

Pero en definitiva, la mejor opción sería no optar por la separación, si fuera posible. Si antes de llegar a ese punto de quiebre, lucharamos con todo nuestro ser por recuperar el amor con el que iniciamos la relación. Con mucha comunicación, tolerancia y perdón, con un retiro matrimonial, con un psicólogo familiar, con lo que sea, pero luchar.

Galería | Esta entrada fue publicada en Relacionado con familia. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Tras una separación

  1. Adriana Ferreira. dijo:

    Sonia, aunque en nuestro pais es cada dia mas comun el divorciarse, y compartir los hijos, una cosa es clara y es que en la medida de que las mujeres logren mas autonomia y autosufiencia de sus parejas, el divorcio y sus efectos tendra efectos menos devastadores en la familia de manera integral.Esto que digo esta relacionado a lo que veo aqui, en Mexico.
    Por otra parte, te comento que los hijos de mi esposo, quien se divorció ya estando sus hijos adultos,(23 y 24 años) todavia se quejan de la separación! .(en especial la hija) o sea, de plano, los hijos a cierta edad tambien pueden ser manipuladores, y necios hasta en tanto no les toca a ellos vivir su propia experiencia. Saludos.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Adriana! Cuando mencionaste a la autonomía y autosuficiencia, me llovieron varias ideas. Claro que ayudan a que el “después” del divorcio sea más llevadero (psicológica y económicamente), pero también pudieron haber sido parte de la causa de la separación. Me explico: la línea entre sentir “independencia” y “este güey no me sirve para nada” es muy delgada. Una mujer que siente ésto, aunado a otros problemas con la pareja, hace que se “tire la toalla” con más facilidad, en vez de luchar por arreglar lo que está mal. Esta autosuficiencia, mal manejada, conlleva también muchas veces a descomponer los roles naturales en una pareja, o sea, en lugar de que sus aportaciones (y no hablo de $) se complementen y hagan una, como que cada quien es su propio aportador (ni yo te doy, ni tu me das, ni te pido, ni te atrevas a pedirme). Es cosa delicada, pienso. Desde luego siento también orgullo por ver que somos cada vez más las mujeres que contamos con una carrera y podemos trabajar, pero ya sabes que soy medio “old fashioned” y desearía que esas mismas mujeres chingonas fueran, por elección propia y por amor, más dependientes de la familia y menos “independientes” en actitud. Algo así como “si quisiera, podría, pero no quiero”.

  2. lynda maya dijo:

    prima me gustyto mucho lo que mencionas pero te digo por experiencia propia, te informo que si no deberian existir los divorcios ya que los hijos son siempre los que pagan los platos rotos…pero tambien es triste cuando uno lucha hasta el cansancio y no hay respuesta de la pareja….sin sonar victima yo te puedo decir que luche por aguantar un matrimonio de 15 años por los hijos y por la religion..pero aql final eso no pudo ser….y gracias a Dios que me decidi hacerlo, ya que ahora trato de ser mejor madre y mejor persona y por lo tanto mis hijas son mas contentas y mas tranquilas …que si yo me hubiera decidido a seguir al lado de alguien con la que ya no existia amor, respeto , comprension, tolerancia , apoyo , fidelidad y lealtad yo hubiera seguido viviendo en una amargura extrema que por lo tanto mis hijas estarian como antes ,niñas sin vida y soportando gritos y desamor en casa…

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Lynda: No me queda la menor duda que tú eres un buen ejemplo de lucha, y un buen ejemplo de en qué casos el divorcio es inevitable y necesario. No mencioné en el artículo ninguna “ventana” a la posibilidad del divorcio, porque la idea es animar a luchar y luchar mucho antes de siquiera verlo como opción, pero claro que hay casos. Pero sabes qué? Aunque pareciera que esa lucha tuya fue en vano, no lo fue. Tus hijas (en especial la mayor), tienen un ejemplo vivo de una mamá que no se dejó vencer a la primera, que se acercó a la iglesia y a su familia, que maduró. Eso, en cualquier ámbito de sus vidas, lo reflejarán, no hay duda. Te quiero!

  3. Carla dijo:

    Hola Sonia! Me encanta que escribas y des tu punto de vista desde la fría Suecia.
    Yo creo que cuando te casas con un extranjero y tienes hijos todo cambia desde el momento en que decides divorciarte y si existe la distancia de pormedio es todavía más difícil, pues como mamá te quedas con todas las responsabilidades y ahí sí eres mamá al 300%, (y te puedo decir que no hay cantinad mensual que alcance para cubrir ese 300%….)pero en mi caso el papá de mi hija siempre ha sido un papá responsable, preocupado, presente que la ama, pero, llega un momento en el que te pide vivir la experiencia de estar con ella, que le dices? que no? con que derecho si nunca ha fallado?? Es una situación muy complicada pues efectivamente, como dices, no nos imaginamos como madres el no tener a nuestros hijos, pero y ellos?? no tienen el mismo derecho de vivir la experiencia??
    Cada caso es diferente y cada quien puede ver las cosas desde su punto de vista, yo te puedo decir que para mi no ha sido fácil procesar que Natalia se va, pero tampoco me puede invadir el egoísmo y el sentido de pertenencia. Creo que es muy importante abrir nuestro corazón ante una situación así, pedirle al Ser Supremo que los guíe e ilumine en momentos difíciles, que disfruten todas esas experiencias que se les vayan presentando y que ese lazo de amor siempre los una, el mío con Natalia siempre será fuerte pues, sabe que cuenta conmigo, pero ahora le toca vivir una vida diferente con su papá, lo acepto y la dejo ir con todo mi amor y confianza de que ella va a estar bien…
    Yo creo que no hay que ser tan radicales, pues si en algún momento la mamá llega a faltar, quien es el segundo responsable de los hijos???

    Te mando muchos besos!

    Carla

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Carla! Gracias por compartir algo tan personal.
      Ahora yo, con mis niños tan pequeños, estoy viviendo una revolución de amor, pero también de dudas y miedos acerca del futuro, en el que a veces se me cuela el egoísmo del que hablas que no nos debería de invadir (y tienes toda la razón). Tú has sido muy sensata y admiro tu gran disposición, y el resultado de ello se ve a leguas: tu hija, una gran niña, que los ama a los dos. Yo creo que tomaste la decisión correcta de dejarla venir. Aunque también ayuda su actual edad, no? O igual la habrías dejado ir, por ejemplo, a la edad de 1 o 2 años?

  4. Veronica vazquez dijo:

    Mi querida Soni! Padre lo que escribes! Pero….. Siempre hay un pero jajaja, en el caso de mi familia mi mama, mi hermano y yo nos divorciamos de mi papa, pasamos literalmente de vivir en in infierno a al fin vivir en paz, fuimos y somos desde ese entonces como mueganos los tres, desgraciadamente hay situaciones que no se pueden sostener bajo ninguna manera, mi mama lucho y lucho por mantener su matrimonio 15 años hasta que yo de esa edad un dia le dije “mama me quiero morir pero contigo y con mi hermano ya no quiero vivir asi” y ese dia fue el ultimo que paso mi papa con nosotros! Él mucho que murio y perdonado esta! Ahora lo entiendo igual venia de una familia divorciada y él en especial sufrio muchos maltratos de su abuela que los cuidaba a el y a mi tia, a él le enseñaron que era “normal vivir asi” y eso si creo que fue una desgracia! Lo demas fue el resultado de lo aprendido! En fin cada quien tiene sus historias y te digo una cosa yo le hecho muchas ganas al matrimonio con tu primo por varias razones por que es un gran hombre, lo amo y porque se que seria muy doloroso para todos vivir separados, creo que es cuestion de saber muy bien a donde quieres estar, con quien y sobre todo como! Y si tambien vi lo del matrimonio de los viejitos y me encanto su forma
    de ver el matrimonio y la vida! Un abrazo muy grande!

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Vero! En un comentario anterior, de Lynda, le respondía que “no mencioné en el artículo ninguna ventana a la posibilidad del divorcio, porque la idea es animar a luchar y luchar mucho antes de siquiera verlo como opción, pero claro que hay casos”. Y también, como a ella, te digo a tí que la lucha de tu mamá no fue en vano, porque ahora tú valoras la familia que has formado, y en general, eso te dejó “un chip” de lucha, sin rendirte fácil, en cualquier aspecto de tu vida. Quizás suene loco lo que voy a decir, pero lo veo así: si tu mamá te hubiera “ahorrado” esos sufrimientos, divorciandose de tu papá desde su primer signo de mal actuar, tú tendrías una actitud más relajada en relación al divorcio. Y no, eso te formó mucha madurez y el querer conscientemente romper con el círculo vicioso. Es el sentido del sufrimiento. Ojo, no estoy diciendo que a fuerza uno se tenga que aguantar y extender la agonía. Lo que digo es que, si hay sufrimiento mientras se lucha por arreglar las cosas, ese sufrimiento trae algo positivo si se medita.
      Por cierto, me encantó eso de “creo que es cuestion de saber muy bien a donde quieres estar, con quien y sobre todo como!”. Cuán importante es el “cómo”, verdad?
      Un beso!

      • Veronica vazquez dijo:

        Exacto prima! Algun dia mi hermano y yo comentamos que por muchas c
        osas lo que vivimos nos dejo marcados pero en mucho para bien! Lo que nos queda clarisimo es lo que NO queremos de ninguna manera! Y por eso luchamos todos los dias! Y si mi ma lucho todos los dias por nosotros y si no estamos lucas es por ella! Un abrazo!

  5. Cecilia dijo:

    Hola Sonia! Muy interesante tu punto de vista acerca del Divorcio. En mi opinión personal siendo hija de padres divorciados puedo decirte que si bien el divorcio no es lo ideal para una familia al final es un método personal y libre de cada pareja unida por el matrimonio.

    Existen causas muy puntuales que van mas allá de salvar la reputación familiar o salvar incluso el núcleo familiar de los hijos los cuales no se pueden dejar a un lado confió que quien se casan enamorado no piensan en divorciarse; Sin embargo debo de exponer que antes de hablar de divorcio hay que analizar las ‘CAUSAS de LO QUE LO PROVOCA’ el porque dos personas unidas por un sentimiento tan puro que es el Amor decidan terminar con un gran proyecto que juntos crearon y creo aquí se debe de analizar el ‘inicio’ de esa relación desde los personajes involucrados, familias, ejemplos, educción cultural etc. Es muy importante PREPARAR a quienes deciden formar una familia esto por medio de organizaciones gratuitas y bien estructuradas para la formulación de familias midiendo el impacto de tomar una decisión tan fuerte como es unirte a tu pareja para toda la vida. Se debe de dar la importancia mas allá de Amor, la boda y el cuento de color de rosa. Se debe de informar a las parejas de la realidad y de como afrontar situaciones regulares e irregulares de la convivencia sobre todo en la etapa de enamoramiento y haciendo conciencia de las etapas de transformación del Amor.

    En mi experiencia y a pesar de haber crecido en una familia disfuncional tuve una madre que primero se vio muy afectada emocional-mente y luego enojada pero gracias a que conte con personas ejemplares en mi vida desarrollé una inteligencia emocional que me hizo ser objetiva y ver la situación fuera de las emociones de mi madre. Mi vida sentimental a la fecha siempre ha sido muy buena y estable y si bien no conté con el ejemplo de mis padres, observe mucho a quienes lograron una estabilidad familiar.

    Tuve la FORTUNA de asistir a un CIRCULO DE NOVIOS al cual fui invitada por otro grupo de novios con una relación estable ( nadie eramos casados ) era un grupo de chicos jóvenes todos en pareja que asistiamos una vez a la semana a casa de una familia conformada por un matrimonio que eran los que daban este curso en la comodidad de un hogar real.

    El curso consistía en hablar desde el porque estabamos con nuestra pareja actual hasta poner situaciones y ejercicios vivenciales que parecerían ridículos y que al final terminaban impactándote; Una vez nos pidieron a todos que no nos besáramos en una semana ( esto para medir nuestra tolerancia a no estar con la persona de manera afectiva ) muchos simplemente no pudieron y a los 3 días ya estaban sobre el otro, al final el esposo nos comentaba que en su caso el viajaba mucho dejando a la esposa sola por periodos largos de dos o tres semanas los dos se veían afectados y tensos de no tener a su pareja con ellos y es ahí donde otros casos las parejas buscan a ‘sustitutos’ para llenar su vació temporal. Otro ejercicio era ser detallista toda la semana SIN INVOLUCRAR DINERO esa semana fue maravillosa para muchos y terrible para otros mientras los creativos regalaban manualidades, cartas etc otros simplemente perdían la importancia de estar con la persona SIN que recibieran algo ‘material’ así fueron varios ejercicios semanales que en base al tiempo hubo parejas que desertaron y parejas que terminamos el curso hasta el ultimo día. Esto es lo que sirve… ejemplo como estos.. gente como este matrimonio que hacia algo para INFORMAR, Enseñar, PREVENIR

    Es aquí cuando yo en mi punto de vista aliento mas el ‘hacer algo para evitarlo’ que continuar ‘señalando’ ya que al final eso no construye hay que cambiar mentalidades y dejar de enjuiciar a quienes no fueron tan afortunados al crear una familia. PREVENGAMOS INFORMANDO Y EDUCANDO A LOS JOVENES EN PRO DE UNA FAMILIA SANA.

    Cecilia.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Ceci! Me gustó mucho tu comentario. Te agradezco a tí también por compartir algo de tu vida tan importante. Me encantó lo que mencionas de la preparación antes de formar una familia (ojalá se le diera más promoción a ésto, y si no fuera así, que los jovenes se interesaran en buscarlo por cuenta propia), y de que observaste mucho a quienes lograron una estabilidad familiar. Yo creo que eso es clave para tener una idea de qué es lo que se quiere (o como decía Vero en un comentario anterior: cómo se quiere).
      Aunque la relación de pareja es tan compleja, que al final nada garantiza al 100% su éxito. Así que coincidimos las dos en eso de alentar a “hacer algo para evitarlo”, reiterando mi último párrafo: “luchar con todo nuestro ser por recuperar el amor con el que iniciamos la relación, con mucha comunicación, tolerancia y perdón, con un retiro matrimonial, con un psicólogo familiar, con lo que sea, pero luchar”.
      Un beso!

  6. Adriana Gómez dijo:

    Sony, como siempre tus reflexiones son muy interesantes, hay un dicho mexicano: “Quieres saber como es, vive con el un mes” desgraciadamente no nos llegamos a conocer totalmente cuando tenemos una pareja y no hemos vivido con ella o con el durante un tiempo considerable; en las bodas que he ido ultimamente, me he puesto a pensar: “¿la iglesia que ve a tantos matrimonios con problemas, que llegan a inscribirse a retiros para poder tener un encuentro con su pareja, no creen que hacen mal diciendole a una pareja de novios, de veintitantos años (super inexpertos), que juren ante Dios amor incondicional?”
    Como catolica se que no debo decir que: vivir en union libre primero, no es tan malo…….

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Dianis! Fíjate que yo soy del tipo liberal. O más bien es que no le encuentro tanta diferencia a “vivir juntos” que ha “estar casado”. El compromiso debería ser mismo (debería!), y, honestamente, no creo que Dios no bendiga a los que viven en unión libre. Pero claro que los bendice por igual!
      Es decir, no encuentro claras ventajas y desventajas entre uno y el otro. Ni tampoco creo que vivir antes con tu pareja sea la garantía de éxito si hay futuro matrimonio. Yo creo que es un “trabajar” constante entre los dos, durante toda la vida, el estire y afloje, adaptándose el uno al otro, cediendo y pidiendo a veces, otras tolerando, aprendiendo uno del otro, y otras tantas, hasta enseñando…
      Un beso!

  7. Juan Antonio dijo:

    Sonia, te felicito por este artículo y felicito también a los participantes en los comentarios. Realmente es un tema que toca muchas fibras y se nota en la variedad y amplitud de los comentarios. intentaré ser breve. Mi particular experiencia como sacerdote es que el dolor de la separación suele provocar en los hijos un vacío y un desajuste difícil de remediar, sobre todo cuando la separación se ha llevado a cabo en una edad temprana de los hijos. En este momento acabo de salir de una conversación amplia con una chica de 18 años que sufre esta situación. El sufrimiento que ella lleva dentro por buscar llenar su vacío interior sin en contrar el modo correcto, le lleva a sensaciones de ansiedad como no poder domir, sudoración de las manos, o conflictos con sus amigas, etc. Casos como este, aunque muy variados en sus manifestaciones, me ha tocado afrontar en bastantes ocasiones. Y no puedo yo también dejar de sufrir con cada uno de ellos. Sufren una situación de la cual no son responsables, pero de la cual son la principal víctima y la más afectada. La “herida” interior que llevan, es difícil de sanar, y sólo la gracia de Dios, la experiencia de un Amor que no falla y nunca nos deja, es en muchos casos, el único bálsamo que los consuela.
    Por lo mismo, no dejo de hacer la invitación que nos ofrece Sonia: “en definitiva, la mejor opción sería no optar por la separación, si fuera posible. Si antes de llegar a ese punto de quiebre, lucharamos con todo nuestro ser por recuperar el amor con el que iniciamos la relación”. Luchar con lo que sea, y no dejar de luchar. Un psicólogo francés, Philippe Brenot, recomienda: “para hacer durar tu pareja, se necesita reinventar regularmente una pareja nueva, donde regularmente se seduce de nuevo, se descubre, y se aprende de nuevo a conocerse y a aceptarse…”

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Gracias por comentar Juan Antonio. Para mí, significa mucho que tú, siendo sacerdote, nos des un punto de vista más espiritual y más neutral sobre esta situación (o sobre cualquier situación!), así que gracias por enfatizar en que sólo la gracia de Dios y del Amor pueden consolarnos.
      Un abrazo!

  8. Sonia Lopezcastro dijo:

    A Liliana y a Laura, les envío a cada una sus correos para que sigan en contacto personalmente mejor. Saludos.

DI LO QUE PIENSAS, DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s