Sacerdotes que hacen la diferencia

En mi última visita a México (una larga de tres meses), y después de ir cada domingo a misa como acostumbra la familia (perdón, corrijo: no es costumbre, en verdad mi familia lo hace con mucha intención), le expresé a mi mamá cuán decepcionada estaba de los sacerdotes y sus aburridas y vacías homilías, y de sus pocas acciones hacia la sociedad (con excepción de algunos que cuento con los dedos de una mano y que más adelante mencionaré). Algunos en casa me dijeron cosas como: “lo que importa es la fé”, “lo que importa es la comunión”, “lo que importa es el evangelio”. Pero mi razonamiento es, teniendo el poder de congregar y hablarle a la gente, lo desperdician con un sermón que habla a veces más de historia y teología, en vez de aterrizar la palabra profunda de Dios sobre algo actual. Por ejemplo, yo tenía “sed” de escuchar que hiciera un esfuerzo por dejar de dar mordida al policía, que amara más profundamente a mis hijos, que hiciera una obra de caridad concreta, que fuera paciente con mi familiar viejito, que no me divorcie y que le eche ganas a mi matrimonio, que salude y sonría a mi vecino, que por favor no me estacione en lugares para discapacitados, que por favor no le miente la madre al carro que se me metió y sea más tolerante… ¿o no estamos sedientos todos los mexicanos de eso? ¿De eso y más? ¿De que nos hablen al grano en lo que es nuestro talón de Aquiles? ¿O estoy exagerando en pedir que sean mejores guías?

Acabo de recordar que no sólo sucede en México. Inclusive en Suecia, los sacerdotes distan mucho de ser guías. Aún peor, en mi opinión, es que leen el sermón. Casi mejor que lo envíen por correo electrónico y lo leo en la comodidad de mi hogar, pienso a veces… No, ahora sí exageré🙂.

En fin, todo ésto es tan solo una introducción para presentar a un sacerdote que quiere hacer la diferencia con sus acciones. Su nombre es Juan Antonio Torres, y se encuentra actualmente a punto de terminar un libro acerca de cómo transmitir valores a nuestros hijos. Muchos pensarán: “¿pero qué puede saber un sacerdote de hijos si él no los tiene? Yo creo que mucho, si está en constante observación y convivencia con familias. Además, recordemos que a veces la persona que mira “desde fuera” una situación, puede entenderla y juzgarla más claramente, que los que estamos dentro ya muy “revueltos” y viciados.

Les comparto, pues, un extracto del inicio de su libro, que le va como anillo al dedo a este blog.

Valores: Cómo transmitirlos a los hijos

Autor: P. Juan Antonio Torres, L.C.

Lo que nunca hubiéramos querido

En diversas ocasiones me ha sucedido algo semejante. Estaba platicando con un matrimonio de amigos que no había visto desde hace años. Muy contentos y alegres estuvimos intercambiando experiencias. Les pregunté por su hija mayor, Cristina, siempre tan simpática, chistosa y cristalina.

Ante mi pregunta, mis amigos bajaron la mirada y me comentaron con pena que ya estaba embarazada; a sus quince años, todavía sin casarse, ya estaba esperando un bebé… “padre, no sabemos lo que pasó”, dijeron con preocupación. “Le dimos la mejor educación, el mejor colegio, todo nuestro cariño, nunca le faltó nada…”

Situaciones de este tipo se presentan cada vez más a menudo en los hogares donde se cree que les dieron todo. Si no es la hija, es el hijo que ha terminado en drogas o alcoholizado en los antros, o simplemente decide abandonar la casa.

Y entonces nos preguntamos: ¿Qué se hizo mal en el proceso de educación? ¿En qué fallamos? ¿Por qué no nos dimos cuenta?

Situaciones que se multiplican

Los datos son alarmantes. En México cerca de siete millones de jóvenes de la población de entre 12 y 29 años de edad no trabajan ni estudian. Y las cifras van en aumento. De 100 niños que ingresan a la primaria sólo 62 terminan la secundaria y sólo 25 la preparatoria, por lo que únicamente 13 terminan la universidad.

El suicidio en nuestra nación constituye la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 19 y 25 años de edad, con un incremento del 33% en el último año.

La diferencia de valores suele ser uno de los principales detonadores de los conflictos matrimoniales.

Una de las principales causas en el abuso del alcohol por parte de los hijos es la actitud que toman los padres en el trato con ellos y la poca destreza en la transmisión de valores y amor.

Este tipo de situaciones levantan las alarmas de nuestra conciencia y nos preguntamos si podemos hacer algo para cambiar el rumbo.

Cuando no aclaramos lo que queremos, sucede lo que no queremos

Cuando tienen entre sus brazos a un nuevo retoño, todos los papás sueñan con el mejor de los futuros para su hijo. Pero el hecho de no aclarar con precisión ese futuro, les lleva a no poner por obra las acciones correctas.

Y entonces sucede lo que sucede: que ese futuro nunca llega o resulta todo lo contrario a lo que habían soñado.

Para lograr lo que queremos de nuestros hijos, primero hay que aclarar con precisión qué es lo que realmente queremos, y luego tomar las medidas para alcanzarlo.

Una de las raíces del problema en la educación se encuentra precisamente en la carencia de eficacia en la transmisión de los valores.

Los papás constatan que no han recibido capacitación para la profesión más importante que desempeñan: la educación de los hijos.

Un comerciante, como cualquier otro profesionista, sabe que, para hacer crecer el negocio, necesita trazarse una meta y luego seguir un plan concreto para alcanzarla.

Lo mismo debemos hacer para lograr el objetivo más importante de nuestra misión como educadores de los hijos: preguntarnos cómo queremos que nuestro hijo sea en el futuro. Y qué vamos a hacer para lograrlo.

En cuanto se imprima la primera edición, les pasaré el tip de dónde adquirirlo.

Antes de que se me olvide, aprovecho para hacerle también honor al padre Solalinde que creo todos, o casi todos, hemos oído hablar de él; al padre Álvaro de Gante en Veracruz, siempre tan dulce y hablando de una manera tan hermosa; al padre que casó a mis primas Wright cuyo nombre no recuerdo, pero ¡qué bárbaro con sus homilías!; al un obispo alemán cuyo nombre tampoco recuerdo (que aunque recordara, ya sabes que esos nombres están “en chino” escribirlos, jaja) que invitaron una vez a la catedral en Estocolmo y que nos puso “como camotes” (constructivamente) a todos los latinos que radicamos en el extranjero; y por último, honor al padre Lozada, que en paz descanse, quien amó tanto a mi familia y que, como muy pocos, cumplió con su voto de pobreza hasta el último día de su vida.

Mi expectativa es que existan más sacerdotes con fuerte motivación. Pero la lección es que  no deberíamos depender tanto de un guía, y deberíamos más bien razonar por nosotros mismos qué está bien y qué está mal, y tomar acción en ello… Claro, apoyándonos en la religión, sea bueno o no el padrecito asignado a la parroquia de la esquina.


Galería | Esta entrada fue publicada en Escritos de otros autores, Religión. Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Sacerdotes que hacen la diferencia

  1. Carlos López dijo:

    Hola hermana¡¡¡¡

    Lo primero que se debe hacer es aceptar que hay una crisis en la iglesia católica, tanto en feligreses como en los sacerdotes (clero en general).
    Pero nuevamente, no es un caso aislado. Si el 80% de las celulas están dañadas, por consecuencia todos los tejidos se veerán afectados, biología muy simple, que aplica a las estructuras sociales.

    Sinceramente tienen el mismo síntoma que la mayoría de nosotros: apatía por ayudar al otro, egoísmo, consumismo, etc. Aqui el problema es que son figuras “públicas” y son juzgados con mas rigor que las demás personas. ¿por ser sacerdotes tienen la obligación o mas responsabilidad de ser mejores personas? buena pregunta.

    Además, recuerda que cada sacerdote tiene un punto fuerte, tal vez veas que no sean muy buenos para dar homilías o muy profundos, pero tal vez sean personas muy caritativas o saben escuchar, etc.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Muy certero tu comentario Carlos. Justo en el blanco. Gracias por compartirlo, y por recordarnos que somos todos o casi todos que estamos en esta crisis.

      • Carlos López dijo:

        Bueno hermana, ya leí bien el articulo.
        Yo lo comparo como cuando haces un castillo de arena en la playa. Te puedes esforzar lo mas que puedas, y moldear como tu quieras, y ciertamente, al final quedará conforme a tus habilidades, de la forma que tu pensabas y esperabas.
        Ya listo el castillo, ahora se veerá expuesto a múltiples amenazas del exterior: fuertes vientos, olás que lo pueden tumbar, animales, personas, etc.
        ¿que tanto quedará diferente de como lo construiste? depende del exterior, pero en gran medida de en que tan fuerte lo hiciste.

        No es culpa de los padres, aunque habrá que ver a que se refieren ellos cuando dicen “yo le di todo” ” el mejor colegio” “todo el cariño” ” NO LE FALTO NADA”.

        1.- tal vez su “le di todo” fue cumplir todos sus caprichos sin nunca regañarlos.
        2.- o el mejor colegio se refieren a que la enviaron a la escuela “mas fresa”.
        3.- o todo el cariño significó todo el dinero.

  2. Tío Marco dijo:

    Magníficos comentarios existen acerca del Padre Juan Antonio Torres que, efectivamente pertenece a ese selecto grupo de sacerdotes centrados, realistas, de pensamiento profundo y contemporáneo, preocupados por la comunidad, siempre cercanos a ella, entregados a su vocación, confiables, accesibles, respetuosos, apegados estrictamente a sus votos religiosos, etc. Ojalá hubiera muchísimos Padres Torres por todas partes; estaremos pendientes de su libro. Otro gran, gran sacerdote, educador y conferencista, fue el Padre Octavio Muñoz Castillo (q.e.p.d.), persona sumamente preparada, siempre activo en beneficio de su comunidad más necesitada, y poseedor de muchos valores como los antes descritos; dejó varios libros muy útiles, accesibles, amenos, de gran contenido espiritual, que los podemos encontrar en la Librería Parroquial de Clavería. (Por cierto, Sonia, te he de comentar una anécdota que viví hace muchos años, un día que fui con la intención de saludarlo a donde él radicaba, muy cerca de Atlacomulco, Estado de México; un suceso realmente extraño, desconcertante, que a la fecha aún no me explico). Mil felicidades por este nuevo artículo que publicas; nuevamente, induce a la reflexión.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Gracias por tu comentario tío Marco, y por hacerle honor al Padre Muñoz, aunque ya no esté aquí. Acabo de recordar algo muy bueno que hace mi papá: cada vez que termina la misa, y si el padre dio un buen mensaje, mi papá lo felicita por ello, a manera de reconocimiento; lo hace precisamente para motivarlo y, desde luego, para agradecerle. Algo para imitar, pienso.
      Tío, enviame por favor tu anécdota a mi correo personal! Un abrazo!

  3. veronica dijo:

    Yo diria: Hijos de Dios que hacemos la diferencia.. Que nos alimentamos de la verdad del Evangelio. Hijos de Dios que reconocemos que la verdadera Sabiduria solo viene de lo alto… Que el verdadero amor se vive segundo a segundo en cada misa. Que como hijos de Dios nos acerquemos con un corazon abierto a recibir al Rey de reyes a Jesus de nazareth que dio su vida por ti y por mi.. Que le adoremos y aceptemos nuestra nada… Hijos de Dios que humildemente le pidamos su bendicion y su guia para reconocer nuestros pecados y errores antes de querer buscarlos en nuestros hermanos… Yo vivo agradecida por que que seriamos sin los Sacerdotes? que gracias a sus manos consagradas podemos recibirle a Nuestro Dios… Yo me siento tan feliz de ser catolica respetando a todos mis hermanos en sus creencias porque todos somos creados por un mismo Dios… Bendigo a todos los Sacerdotes y obispos Bendigo a nuestro Papa …. Y me alimento del verdadero Libro de la Vida. La Santa Biblia… Y reconozco mi nada para darle paso a mi Creador… Y como dice Jesus quien sea libre de error heche la primera piedra…. Dios los bendiga!!!!

  4. Alzheimer dijo:

    !Qué padre tan padre!

  5. Marisol dijo:

    Te paso este para tu lista de Sacerdotes que hacen la diferencia. Yo amo su homilia. https://www.youtube.com/watch?v=XN30tuakEnE&feature=g-all-u

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Hola Marisol. Ya vi el video que nos comentas, y también me gustó mucho. En primera, me encanta la idea que ese sacerdote esté a la vanguardia de la tecnología y filme la homilía. Segundo, esa homilía de las vocaciones nos deja mucho que reflexionar. Es incluso tema para otro artículo completo🙂.

  6. Carmen dijo:

    Y en este podría aplicar algo q acabo de leer que dice q lo la filosofia debe ser práctica si no no sirve de nada

  7. Mónica Wright dijo:

    Querida prima Soni,
    Este otro artículo tuyo también me ha gustado mucho. Gracias por compartir tus reflexiones que nos hacen reflexionar a muchos y nos motivan también a desentumir los dedos y los pensamientos.
    Coincido contigo en que muchas de las homilías de los sacerdotes en México están carentes de mensajes más llegadores y, sobre todo, más prácticos y allegados a la realidad que vive nuestra sociedad. Pienso que esto tiene que ver con que ellos también son parte de esa sociedad, en muchos aspectos muy vaga y superficial, aunque también creo que otro factor que influye es la falta de preparación; es decir, el no dedicar un tiempo previo a pensar en cómo podrían aplicar el mensaje del Evangelio a la realidad actual, y en vez de ello, hacerlo de forma improvisada. Digo esto porque, hablando una vez más de la posibilidad de concebir las cosas de una forma distinta, acá en Holanda todos los sacerdotes leen la homilía que previamente reflexionaron y escribieron, lo cual, si bien le resta un poco de espontaneidad y frescura al asunto, por otro lado los hace ser mucho más acertivos en cuanto a la aplicación de los evangelios a la vida cotidiana.
    Aunque quizás en México los feligreses verían con extrañeza que un sacerdote de repente sacara su escrito y leyera, por la falta de costumbre, estoy segura que muchos lograrían ser mucho más efectivos en la recepción de sus mensajes, y podrían aprovechar mejor esa gran oportunidad que, como bien señalas, tienen de poder expresarse en foros masivos, y más aún, la oportunidad de genera reflexiones y cambios en quienes los escuchan, la cual, a veces creo que desperdician un poco.
    En este sentido, sería bueno que los sacerdotes tuvieran más oportunidad de viajar y de convivir con los de otras culturas para que se enriquezcan con las prácticas que han tenido buenos resultados en otros lugares.
    Algo que acá también es innovador, al menos en la Iglesia de Hispanoablantes a la que asisto, aunque en México seguramente lo verían como sacrilegio, es que, debido a la falta de sacerdotes que se preveé que habrá en unos años, se motiva la participación activa de los laicos en una de las celebraciones del mes; es decir, que uno de los cuatro domingo del mes, no es el sacerdote, sino nosotros, los laicos, quienes celebramos, no una misa, sino lo que llamamos una “Celebración de la Palabra”, es decir, muy parecida, pero sin consagración, lo cual implica que uno de los participantes lee el Evangelio y hace la homilía del mismo, claro, previamente preparada. La primera vez que vi esto la verdad que me sorprendió un poco, aunque me latió la idea, a diferencia de algunas personas que, más conservadores, siguen prefiriendo la presencia del sacerdote. Sin embargo, es interesante ver, como los mimos laicos, una vez que se disponen, son capaces de generar reflexiones muy interesantes y muy atinadas a la realidad, dignas de ser compartidas.
    Y bueno, pues a pesar de que no todos son buenos, me parece que, como bien lo haces, es bueno siempre reconocer a quienes sí hacen muy bien su trabajo y le imprimen amor a su vocación, pues son ellos en los que debemos enfocarnos y apoyarnos. En mi familia, tenemos la suerte de contar con el acompañamiento del sacerdote que mencionas, su nombre es Roberto Onofre, y la verdad es que sí es un muy buen sacerdote y sus homilías son realmente buenas, un muy buen orador, pero sobre todo, un gran amigo que ha sido una gran bendición pues nos ha acompañado en muchos momentos importantes, tanto felices, como tristes; y en todos ellos nos ha hecho sentir la presencia de Dios.
    Y bueno, ni que decir de nuestro primo Juan Antonio Torres, quien sin duda es otra gran bendición para toda la familia López, un super sacerdote, además de muy inteligente y con unas reflexiones muy buenas. Por cierto que en Septiembre del año pasado ambos sacerdotes: el Padre Roberto y el Padre Juan Antonio se conocieron en Roma; resulta que Roberto tuvo la oportunidad de ir para allá y le pedimos a Juan Antonio si podía conseguirle hospedaje, él no sólo le consiguió lugar donde quedarse sino además lo llevó a conocer la ciudad, con su respectiva explicación por supuesto, la cual, quienes hemos tenido la oportunidad de escucharlo, sabemos que fue toda una super experiencia, mejor que estar con un guía de turistas. Después de Roma, el Padre Onofre nos visitó y su primer comentario fue: “Fue un honor conocer al Padre Juan Antonio, es un tipazo”. Días después, Juan Antonio me mandó un mail para decirme que había sido muy grato conocer a Roberto, pues se veía que era un muy buen sacerdote. Así que ellos mismos lo dijeron. Algún día hay que juntarlos en una celebración, harían una gran mancuerna, no creen?
    Y sobre el libro que comentas prima, tuve ya la oportunidad de leerlo y la verdad que es muy muy bueno. Paco y yo queríamos darlo de recuerdo del Bautizo de Daniel pero efectivamente en México aún no se publica, aunque en Italia ya hay ejemplares. Juan Antonio me mandó unos y tengo todavía uno por si a alguien le interesa leerlo, o podríamos rolarlo. Rocky también tiene uno que le di en mi última visita a México, es un libro pequeño, pero muy bueno, no sólo para los que ya tenemos hijos, o algún día los tendrán, sino para todo público en general.
    Prima, pues qué bueno que hayas tocado este tema de los sacerdotes, pues la verdad que es un tema actualmente criticado, especialmente por aquellos que, en su afán de criticar a la iglesia, buscan sólo ver lo malo. Sin embargo, es bueno siempre recordar y tener presente, que aún dentro de lo malo, existen muchas más cosas buenas; y que aún dentro de las crisis, hay siempre muchas más cosas rescatables. Ser capaces de apreciar y reconocer a aquellos, quienes a pesar de los ataques y dificultades, se esfuerzan por hacer bien su trabajo y darle dignidad a esta importante vocación, pues cuántos de nosotros no hemos necesitado tantas veces de un buen sacerdote.
    Ay, qué rollera soy. Saludos.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Prima Mony. Antes que nada, qué gusto “verte” por aquí. Citandote un poco:

      “Holanda … debido a la falta de sacerdotes … se motiva la participación activa de los laicos uno de los cuatro domingo del mes, no es el sacerdote, sino nosotros, los laicos, quienes celebramos, no una misa, sino lo que llamamos una “Celebración de la Palabra”, es decir, muy parecida, pero sin consagración, lo cual implica que uno de los participantes lee el Evangelio y hace la homilía del mismo, claro, previamente preparada … es interesante ver, como los mimos laicos, una vez que se disponen, son capaces de generar reflexiones muy interesantes y muy atinadas a la realidad, dignas de ser compartidas”. –> Los neocatecúmenos tienen también esta celebración de palabra, que aunque no sustituye la misa, es un excelente ejercicio para la cabeza y corazón. Así que gusta mucho que menciones esta participación activa de los feligreses. Se podría hacer esto en una parroquia convencional en México? Qué diría el padre Roberto Onofre? Sería interesante conocer su opinión.

      “En mi familia, tenemos la suerte de contar con el acompañamiento del sacerdote” –> Eso me gustaría también que mucha gente lo leyera y lo reflexionara. Es una bendición tener la presencia de un sacerdote en la familia, a lo largo de toooda la vida, pero no es suerte, sino más bien depende de la disposición, primero de nosotros, de acercarnos a uno, y convivir con él. Hacerlo partícipe de nuestras vidas. Pedir su consejo, escuchar su punto de vista. Gracias por mencionarlo prima. Un abrazo!

  8. Francisco Maya dijo:

    En esta ocacion externo mi opinion, porque considero que en cosas interesantes como este tema, se enriquese uno mas dando o haciendo algun comentario……Mira al paso de los años, he comprendido que asistir a la santa Misa es una cuestion de fe y de aprender a vivir en profundo sentimiento la pasion y resurreccion del Senor Jesucristo…..mi asistencia a misa era anteriormente una cuestion de inercia, de una obligacion aprendida o quisas de
    costumbre religiosa….y reconozco que tarde mucho tiempo en comprender que en la misa , lo mas importante no recae en la homilia del X sacerdote, sino en la palabra de Dios, en sus cartas, salmos y evangelio y desde luego en el misterio de la consagracion y por supuesto en la participacion activa de la comunion.
    Hay sacerdotes con carismas diferentes y dones especiales, y tienes mucha razon cuando mencionas que hay algunos que dejan mucho que desear en sus sermones…y existen algunos que ese momento te captan toda la atencion con sus palabras, pero al final se queda en tu corazon lo que Dios N.S. te permitio entender por medio de su palabra y de acuerdo a tu
    Fe para pedirlo y hacerlo vida…Sin tan solo escucharamos dentro de nuestro espiritu sus palabras que nos dejo como mandamientos. AMA A DIOS POR SOBRE TODAS LAS COSAS, Y A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.” nuesta vida y forma de ser seria otra, por ende nuestra familia seria mejor y la humanidad se comportaria diferente…por lo tanto estoy de acuerdo con tu escrito y se que la intencion de tu escrito esta enfocado precisamente a una evangelizacion a todos nosotros que leamos tu articulo, como buena catecumena que eres, asi que ahijadita te felicito y sigamos rezando porque ” Dios Nuestro Senor danos mas sacerdotes santos, segun tu corazon,” como la oracion que se dice en todos los templos al final de las misas.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Padrinito, justo le comentaba a mi prima Mónica que, según yo, escribo para invitarlos a reflexionar, y la que termina reflexionando más soy yo🙂, por tan buenos comentarios que me hacen.
      Lo que dices es verdad, pero mi preocupación es que solo aplica para aquellas personas que ya tienen con una fe muy afianzada. Para los que no, que creo son la mayoría, o para alguien que se inicia en la religión, pueden “perder” la oportunidad de realmente acercarse a Dios si el sacerdote no los cautiva de golpe con un mensaje directo al corazón y a la razón… Para los que ya no nos “soltamos” de Él, desde luego no nos aleja por lo que el padre diga (imagínate que yo hasta en sueco me lo chuto y le entiendo la mitad, jaja), aunque un mensaje inspirador sería muy apreciado.

      Sabes qué me gustaría? Que un sacerdote leyera esto y me diera su opinión. Mándaselo a alguno, no?🙂

  9. paulina patño dijo:

    “Cuando no aclaramos lo que queremos, sucede lo que no queremos” me encanto esta frase que cito el sacerdote no hay nada mas cierto y eso incluye las cosas q han sucedido en nuestras familias a lo largo de muchas generaciones y lo mantenemos como “secreto” no se si me explico pero es que a pesar de esforzarnos por dar a nuestros hijos todo, algo pasa que caemos en eso tan temido y es como si las historias se repitieran no? por eso si quizá existió alguna tía que se embarazo de 15 años y de pronto vemos q nuestra hija lo hizo pensamos que es una maldición, no es así es una información genética que esta en nuestros sistemas familiares (esto lose por que mi mama que se dedica a esto lo ha estudiado por años se llaman constelaciones familiares para quien quiera ver la fuente) en fin el asunto es que de ahí la importancia de hablar abiertamente de este tipo de cosas que todooos las tenemos y hacer algo diferente con nuestras vidas se q suena extraño pero es cierto solo piensen en un caso como el q doy de ejemplo y encontraran miles de historias parecidas.
    SIN EMBARGO por supuesto que debemos dar a nuestros hijos mucho amor y valores pero también permitirles q se equivoquen.basicamente creo que es justo lo contrario de lo q se nos dice y es NO DARLE TODO Y NO HABLO SOLO DE LO MATERIAL,
    Les comparto algo de esto: cuando nació mi hijo a los pocos meses le escribí algo y espero poder depositar en el lo que sentí aquel día q lo vi por primera vez y pido a la Dios y a la vida me permita guiarlo hasta q sea un hombre
    “QUIZÁ PARA MUCHOS ESTO SUENE FUERA DE LO COMUN O DE LO QUE UNA MAMÁ NUNCA QUIIERA PARA SUS HIJOS, PERO YO SI QUIERO QUE TENGAS FRUSTACIONES, QUE ALGUNA VEZ FRACASES, QUE SUFRAS POR CONSEGUIR ALGO , QUE DE VEZ EN CUANDO LAS COSAS NO TE SALGAN COMO ESPERABAS , POR QUE SE Q ESA SERA LA UNICA FORMA EN QUE SIEMPRE SIGAS ADELANTE Y NO TE SIENTAS INTIMIDAADO POR LO QUE LA VIDA TE PONGA ENFRENTE , SI ALGUNA VEZ FRACASAS SABRAS QUE HACER PARA LOGRAR ESE ÉXITO, SI TE FRUSTRAS ANTE ALGO BUSCARAS LA MANERA DE SATISFACER ESA NESCECIDAD , NO TE ASUSTES TODO ESO ES PARTE DE LA VIDA Y NO POR ELLO SERA UNA VIDA DURA, SIMPLEMETE SERA LA VIDA.
    VIVE INTENSAMENTE, APASIONATE CON TODO, AMA LA NATURALEZA, AMA LA VIDA, AMATE A TI MISMO Y SE MUY, MUY FELIZ.”
    GRACIAS

  10. Adriana Gomez Lopez dijo:

    Sony, me encantan tus reflexiones, esta vez vienen a destacar “LOS VALORES”, tan importantes y que desgraciadamente han ido en descenso, que nuestros hijos solo los podrán comprender y entender con el ejemplo, no con palabras y que en esta forma de vida actual es dificil de practicar. Pero en los momentos curciales de nuestras vidas, aprovechar y dar muestras a nuestros hijos de como se debe (no puede) vivir y convivir, el sentido de la humildad que Cristo nos dio y que no es nada facil practicar, que nuestros hijos vean que con esta iniciativa se llega muy lejos y sobre todo que con este principio es muy facil poder comprender los valores y llevarlos a cabo. Saludos.

  11. David Bautista dijo:

    Hola, hoy si no escribo nada, ¡Estoy aprendiendo de los valiosos comentarios de los demás! Sobre todo porque quiero compartir toda esta sabiduria y muchas cosas mas con mi Leoncito…

  12. Lino dijo:

    Hola, Soni!!!!. Muy vasta esta informaciòn y muy sòlidos los comentarios de todos los que te siguen en tu blog. No tengo muchas vivencias en cuanto a contactos con sacerdotes y sì, de vez en cuando me ha tocado por razones sociales, asistir a una misa por un bautismo o por una boda, y pido auxilio por los sacerdotes que me han tocado escuchar sus homilìas. Primero, no digo que sean malas personas, pero que te regañen por nomàs, està en suizo. Insisto no entiendo mucho de la labor de un sacerdote pero si todos se enmarcaràn a ayudar en edificar una sociedad justa, creo que todos saldrìamos ganando. En Cuba y perdoname si siempre me voy a la isla, es el gobierno quìen orienta a las familias, tambièn, parten de la ideologìa marxista-leninista, que ya no està en muchos lados, pero la familia se construyen a partir de la educaciòn, con beneficios sociales y sè prefectamente que no son todas las alternativas pero no quiero para mi gente, lo que hoy estoy viviendo en Mèxico. Admiro al padre Solalinde, que hoy tendrà que huir del paìs, porque el gobierno no puede protegerlo, y su labor es y serà luchar contra las injusticias, este señor es un hèroe y su corazòn guiado por Dios, por lo que me doy cuenta, lo està sacrificando por todos los desposeìdos que han encontrado su caridad. Todos los sacerdotes tendràn estas cualidades?. Un abrazote.

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      Al contrario Lino, me parece de lo más interesante que hables de Cuba, a quien Suecia se le parece en cuestiones de socialismo.
      En cuanto a la labor de un sacerdote, deben ser instrumentos y guías a través de los cuales nosotros (o sea, todos) podamos encontrar a Dios (que son ellos los únicos que pueden ofrecernos el cuerpo y la sangre de Cristo), y nuestros pecados puedan ser perdonados. Pero sólo con fé se puede creer, ver, y sentir ésto.
      En verdad es una pena la noticia del padre Solalinde. Yo pienso que fue una orden de la iglesia, porque “conociéndolo”, a él no le hubiera importado perder su vida por continuar en su labor, que es ejemplo para todos.
      Un abrazo!

DI LO QUE PIENSAS, DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s