Sociedad, reflejo de la familia

Seamos honestos. La sociedad en México parece que va de mal en peor. Se dice que son más las personas buenas, pero yo no veo mucha acción por parte de esa “mayoría”. Más bien la percepción es que estamos llenos de secuestradores, violadores, pederastas, asesinos, drogadictos, narcotraficantes, criminales de cuello blanco, gente que tira basura, machos, “transas”, rateros, pandillas, maltrata-animales, y así podría continuar…

¿Qué nos está pasando mexicanos? El origen de ésto no es la pobreza; con el casi 50% de pobreza que existe en el país, imagínense que éste fuera el disparador! El origen tampoco es la falta de educación académica; cuántos malvados con doctorados y maestrías tenemos!

La teoría que les propongo es muy sencilla: la falta de valores. Y quizás aunado a ésto, la pobreza y bajo grado de educación (o más bien la ignorancia), empeoren el problema. Imaginen a un joven al que le proponen unirse al crimen organizado. Sin moral alguna, con una fuerte necesidad económica y sin oportunidad de encontrar un buen trabajo, dirá fácilmente que sí. Pero si fuera un hombre decente y con conciencia, aún cuando tuviera gran necesidad, sería difícil tentarlo.

¿Y dónde se aprenden los valores? Creo que todos sabemos con certeza la respuesta de ésto: en la familia, en el hogar. Esa es la base. Y si tenemos suerte, aprenderemos más valores a lo largo de nuestra vida, quizás con ejemplos de otras personas en nuestro día a día, o con golpes de la vida, o apoyándonos en religión o grupos de soporte. Pero, reitero, la base principal es en familia, con el ejemplo. El que con amor crece, amor sabrá dar. Quizás con algunos tropiezos de vez en cuando; nadie es perfecto. Y viceversa, el que crece por ejemplo con violencia, violento será, a menos de que él decida concientemente romper ese círculo.

El punto es, de verdaderas buenas familias saldrán personas con valores sólidos que pueden cambiar nuestra sociedad mexicana. Si todos los que tenemos familias o los que la van a tener tomaran esto seria y conscientemente veríamos cambios importantes en algunos años. ¿Años? Si, generaciones. Esto es apenas una semilla. Pero a la segura.

¿Y cómo enseñar valores? No existen instrucciones específicas de cómo llevar a cabo un proyecto exitoso de familia, pero pienso que aplica casi lo mismo para cualquier proyecto: hay que prepararse y planear primero, antes de la ejecución. Y luego, un mantenimiento constante. Por ejemplo, si quieres pintar la cocina, debes ver qué opciones de pintura hay y decidir cual quieres. O tal vez ya sabes el color, pero tienes qué ver también si necesitas mover muebles antes de ponerte a pintar, etc.

Ahora bien, cuando se trata del proyecto más importante de tu vida, la familia, la preparación tiene qué ser muy, pero muy, minuciosa. La ejecución lo más impecable posible y el mantenimiento de por vida.

Infórmate con tiempo antes de tener una familia (y si ya la tienes nunca es tarde para mejorar). Investiga todos los detalles desde cómo “activar” desde un inicio un instinto maternal y paternal fuerte hasta cómo educar basado en el amor. Desde ahora hazte preguntas como:

– ¿Parto natural (en hospital, en tu propia casa, en agua) o parto por cesárea? ¿Tiene ésto algo qué ver con el lazo entre padres e hijos?

– ¿Alimentación con leche materna o artificial (fórmula)? Además de implicaciones en la salud, ¿qué tanto uno u otro fortalece nuestra unión?

– ¿Educar a la “antigua” con machismo, golpes y dura disciplina o con respeto, amor y apego? Si opto por la segunda, ¿cómo hacer para no caer en lo permisivo?

– ¿Guardería o abuela? ¿O considerar dejar de trabajar? De verdad mi hijo me necesitará tanto?

– ¿Papillas “gerber” o natural? ¿Tendré que aprender a cocinar a estas alturas de mi vida o puedo seguir comprando en la cocina económica o las fritangas de la esquina?

– Y las preguntas más importantes: ¿Qué tipo de persona quiero que mi hijo sea? ¿Tengo yo los valores que me gustaría que mi hijo tuviera? ¿Quiero que mi hijo tenga religión y se apoye en ella? ¿Qué tipo de familia quiero tener? O sea, ¿cual es el objetivo y cómo cumplirlo? Es necesario que te hagas esta proyección!

Por favor pregúntate todo ésto y más. Reflexiónalo. Es parte de los cimientos sobre los que tus hijos construirán sus vidas (en salud física, mental y del alma). Si no reflexionas caerás en la inercia de la sociedad actual de México (hacer lo que la mayoría hace sin preguntarte por qué y si en verdad es lo mejor): parto por cesárea planeada, leche de fórmula, pasar la mayor parte del día separados por tu trabajo mientras alguien más lo cuida (es lo de “hoy”, es lo “normal”). Y mientras va creciendo, mala cultura de la alimentación, obesidad, nalgadas y manazos cuando te desespera; ir a dormir muy tarde, mucha televisión, poco tiempo juntos como familia… Y las consecuencias, bullying, rebeldía, poco aprovechamiento escolar, salud frágil, desmotivación, indiferencia, problemas de autoestima, desorientación sexual y vocacional, quizás decir que sí a las drogas o a otra tentación a falta de base de valores que deberían adquirirse en familia.

Galería | Esta entrada fue publicada en Relacionado con familia, Sobre México. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Sociedad, reflejo de la familia

  1. Veronica dijo:

    Es momento que los que hemos sido educados con amor y con valores, luchemos por que nuestros hijos tengan un mundo mejor

    • Sonia Lopezcastro dijo:

      E incluso también es buen momento para los que no fueron educados con amor y valores, pensando en que su familia sí puede ser mejor a la que ellos tuvieron.

  2. Juan Antonio dijo:

    La verdad es que me parece excelente lo que comentas sobre los valores. Comparto totalmente tu punto de vista

  3. Sonia Lopezcastro dijo:

    Noooo, no creo que de nacimiento los niños sean manipuladores. Eso dice y piensa la gente, pero yo creo que hay que confiar en que un bebé recién nacido es toda pureza y no tiene “negras” intenciones. Simplemente lloran cuando tienen una necesidad. “Pero llora inmediatamente cuando lo pongo en la cuna” dicen algunas pensando en que el bebé ya tomó la medida, pero la realidad es que también el contacto físico (ser cargado o estar muy cerca) es una necesidad TAN importante como lo es el alimento o el cambio de pañal. Ya despuecito, yo diría por ahí del año y medio, entonces sí agarran mañas.
    En lo que sí estoy de acuerdo contigo, es en que hay que ser consistentes y ponernos de acuerdo los dos papás para tomar decisiones. Y lo mismo a la hora de regañar o incluso felicitar (para que no haya “el bueno” y “el malo” de la historia, sino un solo frente).
    Gracias por tu comentario amigo. Me encanta que digas lo que piensas.

  4. Hola! Estamos también en México DF y nos interesó el blog y de hecho este primer post que leemos, sobre los valores. Nosotros diseñamos playeras para futuras mamás y papás en período de embarazo, compartiendo y promoviendo los valores que más nos mueven: la paz, el amor, el relax, la concienca, la televisión apagada, la reflexión en lugar del consumo, etc.

    Y creemos que si en México hay un problema de valores, también hay una crisis específica de disvalores: el consumo y la irreflexión nos están dejando zombies a todos; la conciencia del otro es muy baja y el interés por las cosas bien y correctamente hechas es algo que muy pocas veces importa.

    Bueno, sigamos reflexionando y compartiendo lo bueno! Hasta pronto!

    LBF°
    Panzas. Peace. & Love.

DI LO QUE PIENSAS, DEJA UN COMENTARIO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s